Un juego ilegal que mancha el Carnaval de Río



El juego de azar ilegal de Brasil conocido como jogo do bicho -juego del animal- ocupa un lugar importante, aunque turbio, en la cultura popular.

Durante los preparativos del Carnaval en febrero, la policía de Río de Janeiro ha apuntado a los presuntos cabecillas del juego en una operación llamada Dedo de Dios.
Contenido relacionado

En fotos: El derrumbe de dos edificios en Río de Janeiro
Una ventana al drama de la esclavitud en Brasil
En fotos: el invierno llega a las pasarelas de Brasil

Al posar para su foto policial en el uniforme carcelario verde de rigor, Aniz Abraao David luce desamparado.

El año pasado, estaba celebrando en gran estilo con la crema y nata de Río de Janeiro, como presidente honorario de la escuela de samba Beija-Flor, que ganó el Carnaval.

Entre ellos se encontraba Roberto Carlos, uno de los cantantes más queridos de Brasil, cuya vida fue el tema del victorioso desfile de Beija-Flor.

Pero el 11 de enero de este año, Abraao David, o Anisio, como se le conoce ampliamente, fue arrestado por manejar acompañado de una pandilla armada de seguridad. La policía dice que también está investigándolo por lavado de dinero.

"Me gustaría saber qué he hecho que sea tan malo para esta ciudad", expresó mientras era llevado bajo custodia.

La medida contra Anisio era parte de otra campaña contra los sospechosos a la cabeza del multimillonario jogo de bicho.

Aunque la participación en el jogo do bicho es considerado un crimen menor en Brasil, los cabecillas, conocidos como bicheiros, son buscados en conexión con delitos que incluyen lavado de dinero a través de las escuelas de samba.
Anisio

Anisio niega todos los cargos en su contra.

La detención de Anisio se produce tras un fallido intento previo en el que policías llegaron en helicóptero a su penthouse en Copacabana, cuando él no estaba.

La policía descubrió un apartamento de lujo con gimnasio, salón de belleza, jardín japonés, lago artificial y una piscina con la imagen del colibrí, el símbolo de la escuela Beija-Flor, pintada en el fondo.

Anisio había estado antes en la mira. En 1993, fue encontrado culpable, junto con otros bicheiros de conspiración criminal, incluidos encargos de asesinatos.

Anisio, quien niega todas las acusaciones en su contra, estuvo preso unos pocos años antes de salir en libertad.
¿Resultados arreglados?

Puede que el jogo do bicho sea técnicamente ilegal, pero eso no impide que los vendedores en las esquinas de todo Brasil ofrezcan boletos, e incluso que los resultados se anuncien en la radio.

El juego emplea un complicado sistema en el que los jugadores escogen una selección de números, que corresponden a 25 animales.

Los jugadores pueden apostar potencialmente menos de un real (60 centavos) y en algunas versiones, ganar hasta 50.000.

Esta actividad disfruta de un estatus como parte de la cultura brasileña, tan asimilada como el propio Carnaval.

Pero la fiscal Angelica Glioche afirma que esta visión inofensiva del juego está profundamente equivocada.

"Tiene un volumen de ventas de millones y está vinculado con crímenes que incluyen lavado de dinero, asesinato y corrupción. Los resultados están arreglados"

Fiscal Angelica Glioche.

"Hace tiempo que el juego de números dejó de ser inocente", dijo.

"Tiene un volumen de ventas de millones y está vinculado con crímenes que incluyen lavado de dinero, asesinato y corrupción. Los resultados están arreglados", agregó.

Entre otras pruebas descubiertas por una investigación de escuchas telefónicas está el uso de máquinas electrónicas que se cree arreglaban los juegos reduciendo la posible cantidad de ganadores.

Jorge Antonio Barros, reportero investigador de crímenes de Río, afirma que los bicheiros, que existen desde hace más de 100 años, son una especie de mafia y que históricamente han buscado asociarse con el Carnaval para disimularlo.

Otra manera de ocultar la verdad al público del lado oscuro del jogo do bicho ha sido sobornar a las autoridades: policías, jueces e incluso periodistas.

La última gran operación policial en 2007 dejó al descubierto una gran red de cohechos, e incluso acusaciones de que el resultado del desfile del Carnaval estaba arreglado.

Barros dice: "El Carnaval de las escuelas de samba de Río es un espectáculo global, que mantiene a la industria del turismo. Es un gran arte, pero también hay un elemento criminal".

"¿Quién podría imaginar ver al rey, Roberto Carlos, una de las más grandes leyendas de la música popular brasileña, en la primera página de un periódico, abrazado por un bicheiro?"

"Sólo durante el Carnaval".
Boletos de la lotería

Hay quienes sostienen que el "jogo do bicho" y sus ganancias deberían legalizarse.

No hay indicios de que Roberto Carlos esté involucrado en ninguno de los negocios ilícitos presuntamente dirigidos por Anisio.

Barros señala que el vínculo entre el juego y el Carnaval viene de la década de 1930, cuando el primer bicheiro, Natalino Jose do Nascimento, comenzó a actuar como patrocinador de las escuelas de samba.

Otros le siguieron, con el fin de lograr aceptación social, pero también para lavar dinero.

Barros no cree en la probabilidad de que esta conexión desaparezca pronto, a pesar del alcance de operaciones policiales como la de Dedo de Dios.

"El alcalde (de Río) Eduardo Paes incluso prometió en las elecciones que intentaría dirigir el desfile del Carnaval, pero el asunto fue olvidado en poco tiempo y nadie ha tratado de recordárselo", expresó.
Afán de lucro

Los brasileños juegan ahora otras loterías como Mega Sena, que son legales y pagan impuestos, lo que ha llevado a numerosos pedidos para la legalización del jogo do bicho.

Algunos arguyen que esto podría traducirse en una especie de amnistía para los crímenes ya cometidos.

Aquellos en favor creen que la legalización reduciría la violencia y otras actividades criminales como el lavado de dinero asociado con el juego.

El abogado carioca Andre Barros indica: "Estoy a favor de la legalización. El jogo do bicho ya está socialmente aceptado y se juega abiertamente, así que es hipócrita que siga siendo un crimen".

"En la actualidad, el juego da trabajo a quienes nadie más emplea -exconvictos, por ejemplo- que se sientan en sus mesas durante 10 horas sin parar, en condiciones difíciles.

"Si fuera legalizado, tendrían los mismos derechos que otros trabajadores".

"Es un juego que disfrutan los pobres y es parte de la vida cotidiana en Brasil. Pero la gente hace mucho dinero mientras sigue ilegal, así que en verdad a nadie le interesa legalizarlo".

fuente
Beth McLoughlin
Rio de Janeiro
BCC Mundo
Opciones
Estadísticas
Creado 28.01.2012 a las 05:00 hs
Categoría Politica
  • 0
    Medallas
  • 0
    Favoritos
  • 0
    Visitas
  • 0
    Puntos
  • 0
    Seguidores
Comentarios
0
Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Autor del post
Ver perfil de noticias noticias
Hombre Editor  Mensaje
165 1,158 6
Medallas
No tiene medallas
Tags
Posts relacionados